jueves 18 de noviembre de 2010

# 259

Y para quererte, nunca me he esforzado.



(Hay verdades como puños que aparecen en los momentos más inoportunos y nos recuerdan eso que a veces olvidamos)